El Evangelio según Hitler

20,50 

El Evangelio según Hitler es una sorprendente novela protagonizada por un aspirante a escritor, homónimo del mismísimo Jorge Luis Borges. Obsesionado por el aparente paralelismo de sus vidas, imputará al genio argentino la infamia de haber engendrado con su imaginación el fermento profético que inspiró a Adolf Hitler el sustrato del nazismo. Ya anciano, viajará a Ginebra con el objetivo de asesinarlo por el bien de la humanidad, mientras rememora los antecedentes que le han conducido a ello, acaecidos en la convulsa Alemania de preguerra. La fuente de inspiración de Marcos Peres es el vasto universo imaginario creado por Jorge Luis Borges en sus cuentos más célebres, que el joven autor brasileño maneja y recrea con soltura. A partir de uno de ellos («Las tres versiones de Judas»), en donde aquél atribuye al Gran Traidor un estatuto mesiánico, Peres articula una ingeniosa y envolvente teoría conspiratoria a lo Dan Brown, un artefacto literario que critica, de forma inteligente, velada, el género conspirativo, a la manera de Umberto Eco en El péndulo de Foucault o El cementerio de Praga.

 

MARCOS PERES

Marcos Peres nació en Maringá en 1984. Es licenciado en Derecho y trabaja en el Tribunal de Justicia del Estado de
Paraná (Brasil). Con El Evangelio según Hitler, su debut literario, recibió el Premio SESC de Literatura de 2013 y el
Premio São Paulo al mejor escritor novel de 2014. «Quise construir un relato que atrapara a los lectores. Mi norte fue
que éstos se preguntaran con ojos críticos acerca de los libros del género conspiratorio, y que tras su lectura se
interesaran en leer a Borges y a otros autores clásicos. De joven me perdí en muchos espejos, laberintos, metafísicas
y mitologías. Sólo soy un lector agradecido.»

«Aventurar que la literatura de Borges sea una de las principales responsables de las barbaridades del nazismo es sin
duda de una irresponsabilidad deliciosa. El Evangelio según Hitler ganó el Premio SESC con toda justicia por ser literatura de riesgo. Y tengo la certeza absoluta de que ustedes también querrán llegar hasta el final.»

—André Sant’Anna